Becky Douglas, de ama de casa a fundadora de la Ong “Rising Star Otreach”

Ama de casa viajera

Cuando Becky Douglas llegó a la India por primera vez, no tenía ni idea de a qué se enfrentaba. Todo había ocurrido muy deprisa, cuando ponía orden en la habitación de su hija recién fallecida. Amber era la mayor de sus diez hijos, siete biológicos y tres adoptados. Becky les había dedicado su vida desde que aparcara su carrera como violinista para formar una gran familia con su marido John.

Hicieron todo lo que estaba en su mano cuando a Amber le diagnosticaron trastorno bipolar, pero después de varios años de sufrimiento, su hija no pudo más y puso fin a su vida. Cuando Becky se enfrentó a recoger su habitación, descubrió que Amber había estado enviando parte de su dinero de la universidad a un centro para huérfanos en la India. Aquello le causó una profunda impresión. Su hija, quizás por todo lo que tuvo que sufrir, había empatizado con el sufrimiento de otros niños en la otra punta del planeta, y se había volcado sin decírselo a nadie.

Becky quiso continuar el legado de su hija, así que pidió a todos los amigos y familiares de Amber que en vez de en flores para el funeral, utilizaran el dinero para mandarlo a aquel orfanato. Y fue tal la cantidad que recibieron que, desde Chennay, la ciudad en la que se ubicaba, los responsables de la institución pidieron a Becky que formara parte de la junta directiva de la Ong “Rising Star Otreach”.

Así que, a los pocos meses, Becky tomó un avión en dirección al país que le cambiaría la vida definitivamente. Todo un testimonio de una gran ama de casa viajera.

Esta es una de las 30 historias que enriquecen el libro “Todos los caminos llevan a India”, de Ediciones Casiopea.

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *