La verdadera historia del Día de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer comparte una causa común con todos los países del mundo. Las diferencias culturales y las fronteras nacionales pierden importancia ante esta tradición, que cumplirá mañana más de noventa años. Una fecha consagrada a aquellas mujeres — corrientes o excepcionales — que han construido la historia de los derechos femeninos.

Las raíces de la lucha por la igualdad con el hombre se remontan hasta la antigua Grecia. Ya en el siglo V a. C., el escritor y dramaturgo, Aristófanes, describió en su obra Lisístrata la primera huelga sexual. La trama basaba su argumento en las continuas guerras entre Atenas y Esparta, donde las esposas de ambas ciudades, con el fin de que los soldados depusiesen las armas, encontraron su propia forma de reivindicar la paz: abstenerse de practicar sexo.

Siglos más tarde, durante la Revolución Francesa, florecieron los lemas «libertad, igualdad y fraternidad» de boca de las parisienses. Era el nacimiento de las teorías liberales y de los derechos universales, y ellas inauguraron las marchas en pro del sufragio femenino, protagonizando un largo movimiento que alcanzaría Versalles.

Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XIX cuando brotó la idea de un día internacional para la mujer. En un período que industrializó el mundo, el crecimiento fulgurante de la población y de ideologías dispares creó una sociedad plagada de turbulencias.

Los trágicos inicios del Día Internacional de la Mujer

Sus orígenes dieron el pistoletazo de salida un 8 de marzo del año 1857, cuando casi 40 mil costureras industriales organizaron una protesta en contra de los bajos salarios que Nueva York ofrecía a sus obreros. La triste realidad de aquel entonces era que las mujeres recibían hasta un 70% menos de sueldo que los hombres, a pesar de que ambos compartían unas condiciones inhumanas en el entorno laboral.

La huelga concluyó con una brutal dispersión de la policía a las manifestantes, y aún el día se saldaría con otro suceso lamentable. En la fábrica Cotton Textile Factory, de Washington Square, 129 trabajadoras murieron en un incendio tras haber sido encerradas por los propios dueños del negocio. Lo que surgió como una idea para forzar a estas mujeres a permanecer en sus puestos de trabajo derivó en un fuego provocado por los propietarios para asesinarlas. La mayor parte de las víctimas eran jóvenes inmigrantes, de origen judío e italiano, que se ganaban la vida a duras penas en este taller textil.

Represión policial mujeres

Afortunadamente, la intención de amilanar a las mujeres y despojarlas de los idearios de igualdad, que cada vez cobraban más fuerza, no alcanzó su meta. Las trabajadoras no se dieron por vencidas y, unos años más tarde, fundaron un sindicato femenino. Algo nunca antes visto.

En 1909, Nueva York volvió a ser testigo de paros generales. Esta vez, 15.000 mujeres estrenaron el Día Nacional de la Mujer, festejado en todo Estados Unidos gracias a la declaración que acababa de elaborar el Partido Socialista. Se produjo bajo el lema “Pan y Rosas”, en el que el pan simbolizaba la seguridad económica y las rosas la calidad de vida. En esta ocasión, las reivindicaciones también se extendieron hacia el derecho al voto femenino y el fin de la esclavitud infantil.

Un año después, la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, reiteró la demanda de sufragio universal para todas. Hecho importante fue que la conferencia contara con más de cien mujeres, pertenecientes a 17 países distintos, entre las que se encontraban las primeras tres mujeres elegidas al parlamento de Finlandia. Además, a propuesta de la política alemana Clara Zetkin, se internacionalizó el 8 de marzo, de manera que la festividad no quedaría reducida solo a Estados Unidos sino que se extendería alrededor del mundo.

Las figuras que hoy consideramos como ejemplo de la lucha feminista surgieron en este momento tan decisivo. De entre muchas, Victoria Woodhull destaca por antonomasia. Fue una mujer dedicada a romper los esquemas sociales, fundando la primera bolsa bursátil en el mismísimo Wall Street y abriendo un periódico bajo su mando. Más tarde pasaría a la historia por ser la primera mujer candidata a la presidencia de Estados Unidos.

Huelgas que marcaron un 8 de marzo

En vísperas de la Gran Guerra, las mujeres rusas debutaron con su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913 según el calendario juliano, correspondiente a nuestro 8 de marzo habitual. En el resto de Europa, las mujeres realizaron mítines para protestar contra el conflicto. Los dirigentes políticos se opusieron a su celebración, pero ellas siguieron adelante pese a todo.

milicianas primera guerra mundial

Ya en 1917, como consecuencia ante la muerte de los 2 millones de soldados en la guerra, las rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga bajo la demanda de “pan y paz”. Los dirigentes políticos criticaron el oportunismo de esta manifestación, pero las mujeres no se acobardaron ante ello. Cuatro días después, el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto.

 

Finalmente, en 1995, la Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años, estableció la agenda para la materialización de los derechos femeninos.

La ONU, embajadora de la igualdad

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.

cartel "We Can Do It"

Con los años, la ONU y sus organismos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.

 

Autora: Natalia Gómez

Si te ha gustado este artículo, te interesará:

Pilar Written by:

One Comment

  1. Carmen Rodríguez
    7 marzo, 2018
    Reply

    Magnífico artículo que relata de forma clara los años que llevamos las mujeres luchando por nuestros derechos y nos pone en la pista de el largo camino que hemos recorrido. Lástima que sea mucho el que aún nos queda por recorrer. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *