Kit Whistler: la llamada de la carretera

Cuando salió a la carretera por primera vez, en 2010, fue en respuesta al estancamiento que sintió como estudiante universitaria. Lo que no imaginaba Kit Whistler en ese momento es que eso es lo que le llevaría a disfrutar de una experiencia en trabajos agrícolas y experiencias con la mochila al hombro por los Estados Unidos. 365 días que le harían descubrir partes de ella misma (y de la misma tierra) que desconocía,  y con las que ahora está profundamente conectada.

Más tarde, cuando se incorporó de nuevo a una vida monótona y tradicional, y la “vida adulta” fuera de la carretera no funcionó, volvió a partir en 2012. Esta vez con la ambición expresa de no hacer nada, simplemente viajar para experimentar la sensación de estar inactiva. Paradójico, ¿no creéis? Al crear ese espacio mental, Kit comenzó el trabajo interno que muchos de nosotros tenemos miedo de hacer: afrontar nuestros miedos y avanzar en el crecimiento personal, aprender que el optimismo es el acto más rebelde que podemos asumir como seres humanos y encontrar formas de compartirlo en cualquier manera en que ella podría.

Su experiencia viajera como escritora, filósofa y sobre todo como persona optimista, envuelve sus periplos por el camino, y en este episodio comparte partes de sus experiencias internas y externas. Una historia que ha confluido en su libro Orange is optimist, donde recoge sus experiencias a lo largo y ancho de las carreteras.

Además, a ella se ha unido un componente importante en su equipo: su pareja trotamundos, J.R. Switchgrass. Con él, Whistler ha decidido trasladarse a vivir a una furgoneta modelo 1976 llamada Sunshine. Y, a medida que viajan, la pareja hace trabajos manuales, toma fotos, escribe y crea un sinfín vídeos mostrándonos un ejemplo de vida nómada.

A cualquier persona que quiera perseguir toda clase de aventuras, Whistler recomienda analizar las motivaciones que llevan a ello. “Vivir en un vehículo no resolverá tus problemas, solo los amplificará. No hay a dónde correr en la noche cuando estás frustrado y no te has duchado y te quedaste sin gas y solo puedes comer una naranja… las cosas pueden salir mal”. Sin embargo, ella nos confirma que realmente vale la pena. “Puedes planear tu vida lejos y extrañar lo que está justo delante de ti. Asegúrate de que te conoces a ti mismo, tus prioridades, y simplemente salta”.

 Fotografía: Laura Hughes. Fuente: sheexplores

Si te ha gustado este artículo, te interesará:

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *