Krystle Wright: la fotógrafa de la aventura

Krystle Wright descubrió su pasión por la fotografía mientras crecía en Queensland, en la costa noreste de Australia. A los 18 años, gastó todos sus ahorros en una cámara submarina, con la esperanza de convertirse en una fotógrafa de surf. “Fue lo mejor que hice”, afirma esta extraordinaria fotógrafa ganadora de numerosos premios.

Fotografiar en fuertes olas resultó ser más difícil de lo que parecía. “La primera vez que lo intenté , acabé dando un cabezazo a la arena”, confiesa. Sin embargo, a medida que se fue sintiendo más cómoda en el agua, centró su atención en otros temas, como el parapente en Karakoram Range de Pakistán o los saltadores de BASE en Moab, Utah.

Hoy, Wright es una apneista, esquiadora y escaladora, que guarda sus pertenencias en un contenedor y viaja 11 meses al año en expediciones comerciales y encargos de revistas como Outside y National Geographic. No obstante, más de una década después, el océano sigue siendo uno de sus entornos favoritos para trabajar.  “Es sorprendente cómo cambia el color del agua entre los diferentes océanos”, nos revela.

Y como muestra de ello, esta imagen que tomó de unos cachalotes mientras buceaba en las Azores de Portugal, es el ejemplo perfecto de que“el Océano Atlántico es muy rico y azul”.

“Siento que cualquier momento del día es hermoso para disparar en el agua”, dice Wright. Fue ella quien capturó a este surfista en la Gold Coast de Queensland después del amanecer. “Disparar en la costa este de Australia en la mañana, siempre va a estar a contraluz”.

“Siempre me ha fascinado también la vista de pájaro”, admite Wright, quien tomó esta fotografía en 2011 de un kitesurfer frente a la costa de Eagle Island en Australia, dentro de la Gran Barrera de Coral. En el viaje, ya había disparado con la cámara al nivel del agua y también debajo de ella. Pensé entonces, ¿por qué no subir el mástil y probar algo diferente?

Además de su talento y decisión, no hay duda de que tiene sentido del humor. En la imagen lo demuestra, sonriendo mientras la rescataban tras el aparatoso accidente en el que sufrió numerosas lesiones. Y es que ni una caída volando en parapente y estrellándose contra una roca, en Pakistán, hace que esta magnífica fotógrafa pierda su coraje.

Aquí podrás echarle un vistazo a algunas de sus mejores fotos.

Si te ha gustado este artículo, te interesa:

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *