La vuelta al mundo de Lizzy Fogg

Yo, desde pequeña, quería ser periodista, pero también quería ser escritora y viajera”.

Portada libro La vuelta al mundo de Lizzy Fogg

No se sabe si emprendió antes la aventura de escribir o la de viajar. Porque Elisabeth G. Iborra lleva ambas cosas en las venas. Autora del bestseller Anécdotas de enfermeras, y de otros libros que han sido superventas (La medicina todo lo cura, El amor me persigue pero yo soy más rápida, A ti te encontré en Internet o ¡Este año si!). Elisabeth, vividora, transgresora, con un sentido del humor que lo llena todo, periodista especializada en temas de sexología y en relaciones sentimentales, recuerda a una de esas pioneras victorianas adelantada a su tiempo. Porque todo cuanto hace, o la forma en la que lo hace, tiene algo de rompedor. 

Y su nuevo libro La vuelta al mundo de Lizzy Fogg, que publicamos con nuestro sello editorial, no podía ser distinto. Se trata de un periplo tanto geográfico como mental, donde la autora nos toma de la mano desde la primera página, con su humor, su estilo desinhibido, directo, fresco, con el que va desgranando sus experiencias a lo largo y ancho del mundo, en un viaje sembrado de anécdotas.

Solamente los títulos de los capítulos ya resultan de lo más elocuentes: “Sin Grecia no habría más mundo (civilizado) que recorrer” o “Australia, el lugar donde lo perdí todo y gané grandes amigos”…

Elisabeth nos contagia sus frustraciones, nos emociona, nos hace reír… Nos ofrece consejos sin andarse con rodeos: “¡Si quieres ahorrarte disgustos y discusiones en Tailandia, lo único que has de hacer es evitar a los conductores de taxis y, con especial ahínco, a los de tuk tuk”! Nos cuenta sus avatares y comparte sus decisiones como si estuviera charlando con el lector: “Me planteo la posibilidad de comer en cualquiera de los puestos callejeros unas brochetas de vísceras a la parrilla que todos disfrutan con fruición; no obstante, me acabo metiendo en un restaurante porque necesito poner el culo en una silla después de la maratón de hoy”. Y el lector, acaba seducido por esta viajera-escritora-periodista, a la que cree conocer de toda la vida después de unas cuantas páginas leídas.

En total la obra recoge sus experiencias tras 18 meses de viaje y 33 países recorridos en cuatro continentes.

“Es mucho más fácil viajar sola que con gente. Para mí, dar la vuelta al mundo ha sido como darme un paseo por mi casa”.

Si lo que el lector va buscando es un mero ensayo de viajes, este no es su libro, pero si lo que desea es pasarlo bien, conocer lugares de la mano de una escritora y trotamundos amena, no se arrepentirá.  Hasta el pseudónimo elegido por Elisabeth, Lizzy Fogg, tiene algo de subversivo, a la vez que romántico, rescatando la figura de Phileas Fogg, protagonista de la obra cumbre de Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días. Ella ha tardado algo más y ha tenido que elegir los lugares por los que pasaba, evitando en la medida de lo posible conflictos: “Mi forma de ser es muy conflictiva, por eso elegí concienzudamente los sitios. Además, en los viajes tienes que demostrar que no eres débil y que aún no van a poder contigo”.

Desde Grecia a Chile, este libro es un caleidoscopio de anécdotas, desatinos, imágenes y experiencias, que llevan el sello inconfundible de su autora.

Autora: Rocío Flores

Twitter: https://twitter.com/elisabethiborra?lang=es

Si quieres descubrir a otras exploradoras del siglo XXI, te recomendamos:

Rocío Flores Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *