Tracey Curtis-Taylor : emulando a una piloto del pasado

Tracey Curtis-Taylor: volando de Inglaterra a Australia es un homenaje a la pionera de la aviación Amy Johnson, la piloto que voló en solitario desde Inglaterra hasta Australia (en 1930!!) Esta pionera aviadora, no satisfecha con esta hazaña, al año siguiente logró otro record al volar, también sola, desde Inglaterra a Moscú, (en 21 horas). Johnson murió en 1941, a los 37 años, después de que su avión se estrellara en las aguas casi heladas del estuario del Támesis en Inglaterra. A pesar de que la tripulación de un barco la vio caer su paracaídas,  ni su cuerpo ni su avión fueron recuperados.

Un homenaje aereo “Es bastante devastador en la piel y el cabello, etc. Es agotador, es realmente agotador. Es el ruido, la vibración, la exposición”.

Pasar largas distancias en un biplano resulta algo extraño en los tiempos modernos; haberlo hecho solo en la década de 1930, esta considerado como una hazaña sobrehumanoa.
Tracey Curtis Taylor no es la primera mujer en emular un vuelo de una de las pioneras del pasado, pero su hazaña merece la pena tambien ser contada.
El 1 de octubre de 2016,  Tracey Curtis Taylor tomó los mandos de la avioneta: “Espíritu de Artemisa” para sobrevolar  23 países en compañía de un pequeño equipo técnico y de documentales .
Después de dejar Europa, ella y su séquito volaron a través del Mar Mediterráneo a Jordania, sobre el desierto de Arabia, cruzando el Golfo de Omán a Pakistán, a través de la India y luego a Birmania, Tailandia, Malasia e Indonesia antes de cruzar el Mar de Timor y aterrizar en Darwin  – un viaje de más de 20,000 kilómetros “siguiendo en el rebufo” de la hazaña épica de Johnson.
“Me siento algo agitada por el efecto del viento, quemada por el sol y un poco borracha”, declaró  una jubilosa pero cansada Curtis-Taylor a los medios de comunicación reunidos frente a su avión en Darwin.
“Aquí es donde aterrizó Amy Johnson en 1930, por lo que Darwin fue el gran momento para ella.
“Fue un ícono del siglo XX en términos de lo que logró. Mi vuelo es en gran medida un homenaje a ella. Con él quiero celebrar  lo que los pioneros lograron y lo que las mujeres consiguen también ahora en la aviación”.
Totalmente expuesta a los elementos en la cabina abierta, Curtis-Taylor y la tripulación tuvieron que lidiar con la lluvia, el frío, el calor y todo lo que implica volar un avión diseñado en la década de 1920 como entrenador de los pilotos del Ejército y la Marina de EE. UU.

A pesar de la ayuda de un moderno sistema de navegación por satélite, la cabina de su Boeing Stearman era en gran medida tal y como lo era en la década de 1940.

Curtis-Taylor destacó del viaje “volar sobre Myanmar [Birmania], el Mar Muerto, el desierto de Arabia y ver lugares como el Taj Mahal desde el aire”.

Nuestra enhorabuena

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *