Vicky Sherpa: entregada a los niños de Nepal

“El 80 % del dinero que va a Nepal va a las manos de la gente rica que está al mando de las Ong´s, de los ministros y de los burócratas que están en el medio” (Onda Cero 2012)

Victoria Subirana, más conocida con el nombre de Vicki Sherpa, ha dedicado su vida a luchar incansablemente contra las desigualdades sociales de niños y niñas, marginados, discapacitados y mujeres de Nepal. Victoria ha utilizado la educación como herramienta para poder combatir estas desigualdades y provocar así un cambio social. Actualmente los proyectos que Victoria ha desarrollado en Nepal benefician a una comunidad de 3.000 personas.

Esta catalana nacida en Girona en 1959, viajó  en 1988 por primera vez a Nepal, un país por el que sentía una fuerte atracción. Cuando llegó a la capital, Katmandú, la pobreza y las condiciones de vida de sus habitantes dejaron en ella imágenes tan imborrables que decidió arrancar un proyecto educativo para los más desfavorecidos.

Un año después diseñó un programa de trabajo y realiza estudios de nepalí en Barcelona. En el mismo período viajó de nuevo a Nepal para continuar su formación cultural y lingüística en la Universidad de Tribhuvan, en Katmandú y fundó u primera escuela acogiendo a 32 niños refugiados del Tibet.

En 1993 puso en marcha la Escuela Daleki para facilitar las necesidades sociales, intelectuales y psicológicas de los más desfavorecidos, empezando con 320 niños y niñas y preparó los  Montessori Series of Books, más de 60 libros para enseñar con la cultura, la historia y las costumbres del Nepal.

Paralelamente, en Barcelona impulsó la Asociación de Amigos de Vicki Sherpa, encargada de apoyar económicamente los proyectos, a través del apadrinamiento de las escuelas.

En 1995, para impulsar la alfabetización y la educación básica de niños y adultos que no pueden asistir a un curso normal, creó el Proyecto de Educación No Reglada, con asignaturas básicas como matemáticas, inglés y nepalí. Tres años después creó el Family Project, para aportar sostenibilidad a los proyectos creados y para mejorar las condiciones de vida de las familias sin recursos. Las tres principales actividades de este proyecto son: los talleres para la capacitación de mujeres, las actividades de generación de ingresos a través de la artesanía – diseñada y confeccionada por el taller -, la tienda familiar Vedfon y, por último, el sistema de micro créditos.

En 1999 creó la primera Escuela de Maestros de Primaria en Nepal para mejorar la calidad de la formación de estos profesionales y el desarrollo integral de los alumnos y puso en marcha el Centro de Acogida para niños y niñas en situación de riesgo. El proyecto nació con la llegada de la Babita, una niña de unos 7 años y con deficiencias físicas, que había sido abandonada en medio de un mercado de Katmandú. El centro proporciona alojamiento, educación y atención médica a 12 niños y niñas con deficiencias, huérfanos o abandonados, y sin ningún familiar que cuide de ellos. Además, proporciona clases de psicomotricidad con profesionales especializados e integra estos niños y niñas en la escuela normalizada.

Vicki abrió un segundo centro escolar en Katmandú en 2000. Con la colaboración de la Generalitat de Cataluña y Arquitectos Sin Fronteras puso en funcionamiento la Escuela Catalunya, para impartir clases de primaria a 180 niños y niñas de la zona rural de Manamaiju, en las afueras de la capital nepalí. La antigua Asociación de Amigos de Vicki Sherpa se convirtió en 2002 en la actual Fundación Vicki Sherpa Eduqual. Esta ONG es la encargada de financiar los proyectos de Nepal. Ese mismo año publicó el libro autobiográfico “Vicki Sherpa, Una Maestra en Katmandú” (Aguilar, 2002), que  narra sus vivencias como maestra en el país asiático. Actualmente escribe la continuación del libro.

En julio de 2005, el método educativo creado por Vicki Sherpa fue inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual con el título “La pedagogía transformadora”.

En unas declaraciones en Onda Cero: Vicky Sherpa afirmó  que lleva 23 años abriendo escuelas en Nepal, y que ahora, le han quitado dos escuelas y han dejado a los niños pobres en la calle. Han puesto niños a los que les cobran por ir a la escuela y que ésta “ha quedado en manos de delincuentes”. Además declaró que la película Katmandú, de Icíar Bollaín, tuvieron que dejar de rodarla varias veces porque allí no querían que se grabase esta película y les atacaban. “Estoy contenta con el trabajo y lealtad de Icíar. Han sido héroes al terminar la película” ha firmado.

Podeis entrar en su web: http://vickysherpa.org/

 

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *