Anne Lindbergh: sacerdotisa alada

Desempolvando historias de las viajeras del pasado, cuando se descubre la figura de Anne Morrow Lindbergh, uno no puede evitar preguntarse: ¿Fue real esta mujer? Todo en ella asombra. Asombra su fuerza y su elegancia. Asombra su belleza torrencial. Asombra su portentosa, deslumbrante, casi lírica personalidad. En realidad su vida tiene mucho de historia de ficción. A  ratos exploradora de los aires, a ratos esposa sumisa y madre abnegada, a ratos escritora irredenta… con ella nos sumergimos en una aventura casi gótica fascinados por todo cuanto ocurre a su alrededor.

Nacida en Englewood, Nueva Jersey, licenciada en Filosofía y Letras y casada conn Charles A. Lindbergh, del que tuvo seis hijos y quen le contagió por su pasión por la aviación. Creadora de nuevas rutas aereas: desde Canadá y Alaska hasta Japón y China, ave que sobrevoló el Atlántico Norte y sur en una travesía de 48.000 km, medalla de oro Hubbard otorgada por la National Geographic Society (por sus logros en los 64.000 km recorridos en vuelos de exploración en cinco continentes junto a su marido), Cruz de Honor de la Flag Association de EE UU por su participación en el trazado de rutas aéreas transatlánticas,  premio especial Aerospace Explorer como reconocimiento de Women in Aerospace por su contribución al campo de la aviación, fué ademásla primera mujer piloto  autorizada para volar aviones sin motor en los EE.UU.

Autora de 11 libros, ensayos y cartas, curiosa, polifacética, osada, supo exprimir al máximo la vida… una vida que se apagó al cumplir los 94 años, en 2001, en que realizó su último gran viaje, tras haber culminado infinitud de viajes aereos por el maravilloso mundo que conoció.

Ahora cuando el turismo de masas y los vuelos comerciales han prostitudo una forma de viajar, resulta oportuno reivindicar a mujeres como ellas sobrevolando la tierra a los mandos de una avioneta biplaza..

En mujeres para pensar encontrarás mas información sobre su vida.

 

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *