Ella Maillart: mucho antes de que nosotras viajáramos

“¿Por que regresar? Yo desearía que el viaje durara toda la vida”.

Nunca se sintió a gusto con su entorno y a pesar de su buena familia no era una mujer que aspirara a casarse y tener hijos, o alcanzar grandes metas profesionales. Tampoco le interesaba la vida social. Ella Maillart, (1903-1997), era una apasionada de los deportes (como el esqui, el hockey, o la vela) y le encantaba leer. Sus singladuras en velero marcaron el principio de su ansia por viajar, aunque, a partir de los años 30, sus viajes serían por lejanos países, tan lejanos como desconocidos en la época, o territorios prohibidos como el Turquestán chino.

Fue sin duda una pionera, la primera mujer en participar en los juegos Olímpicos modernos en una disciplina náutica, en los de París de 1924 concretamente, algo que ya vaticinaba por dónde irían los derroteros de su vida. Pasó por Rusia, donde recorrió gran parte de la estepa, aprendió ruso y cocinaba cualquier pieza de caza al punto. Junto a Peter Fleming, corresponsal del Times, recorrió parte del Turquestán chino, con el objetivo de llegar a los oasis prohibidos de Singkiang, cuna de una antigua civilización de origen iraní. Peligroso viaje que le inspiró uno de sus más celebrados libros de viajes: ‘Un viaje por Turquía, Persia y Afganistán’.

Su vida también forma parte del metraje de ‘El viaje a Kafiristán’, con su periplo afgano junto a su querida Annemarie Schwarzenbac en retirada de la vieja Europa devorada por el nazismo, duros pasajes que plasmó en ‘La ruta cruel’. Longeva, Maillart recorrió gran parte del planeta, cumpliendo su sueño de conocer mundo….

Fuentes: traveler.es

artistasoguerraras.blogspot.com

 

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *