Ethel St. Clair: con la muerte en los talones

Para muchas damas victorianas, la India no siempre resultó el continente exótico donde los oficiales asistían a recepciones opulentas y sus mujeres se paseaban por los barrios residenciales en un rickshaw con vestidos de muselina blanca. En ocasiones, resultó una experiencia traumática, tanto física como sicológica. Este fue el caso para Ethel Grimwood. Aunque no puede ser considerada como una gran viajera, su historia ilustra la vida muchas otras mujeres que vivieron en el esplendor del periodo colonial. Ella logró salvar su vida. Otras, en cambio, no lo lograron

Con tan solo 21 años, Ethel Grimwood viajó con su marido, Fank Grimwood, a la India, cuando éste fue comisionado como Agente Político en Manipur, una remota región al noreste del continente. Todo marchó sin contratiempos hasta septiembre de 1890, en que se desató una violenta revuelta contra los británicos auspiciada por los hermanos del Maharaja. Tras un ataque contra su residencia que resultó incendiada, Ethel Grimwood tuvo que escapar con lo puesto protagonizando un accidentado viaje en el que resultó herida. Ethel consiguió salvar su vida. No así su esposo que fue asesinado. A su regreso a Londres, escribió el relato de aquellas funestas experiencias y fue condecorada con la Real Cruz Carmesí.

Bibliografía: Viajeras de Leyenda

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *