Florence Baker: una historia de película

Periodo: 1821-1926

Zonas recorridas: Egipto, Sudán, Región de los Grandes Lagos

A ratos dama victoriana, a ratos exploradora embarrada, a ratos visionaria que sabe distinguir a simple vista cuando un lago tiene madera de trofeo geográfico, Florence Baker nos conduce a los límites de la realidad, a un mundo ya desaparecido donde nunca falta el genuino sabor de la aventura, el olor del Trópico y el sonido de tambores lejanos. Su vida tiene mucho de historia de ficción Joven húngara tomada como esclava es comprada por gentleman inglés y arrastrada a una vida de aventuras que culmina felizmente en matrimonio. Con ella el lector se sumerge en una aventura casi gótica fascinado por todo cuanto ocurre en ciudades de fábula y selvas embrujadas. Aunque una pequeña ciudad de los Balcanes inaugura el encuentro de fábula entre ella y el famoso explorador Samuel Baker y el Nilo es el líquido telón de fondo que fue tejiendo todo el drama, es el verde impenetrable de África, el decorado donde transcurrió el Acto central de su épica aventura. Descubridora, junto a Samuel Baker, de una de las fuentes del Nilo, el Lago Alberto en mayo de 1864 y de la mayor cascada del Nilo, a la que bautizaron Cataratas Murchison, en honor del presidente de la Real Sociedad Geográfica de Londres, protagonizó una épica aventura en el corazón de África, a la que pocos exploradores sobrevivieron.

Florence von Sass, se casó con Samuel Baker el 4 de noviembre de 1865, pasando a tomar su apellido. En 1870 los Baker regresaron a África, donde vivieron una nueva y asombrosa aventura, en la que estuvieron a punto de perder sus vidas. Samuel Baker, convertido en Pachá General del imperio otomano y en representación del Pachá Ismail, se adentró con Florence Baker por el interior del continente con la misión intentar dominar medio millón de millas cuadradas y anexionar a Egipto las regiones del sur del Nilo próximas al Ecuador. No culminaron la misión, pero lograron que la bandera del Pachá fuera izada a mas de 100 millas hacia el interior, llegando casi a las orillas del Lago Alberto.

Tras esta aventura, los Baker viajaron años después a África, a Egipto y sus últimos años en común transcurrieron entre estancias en su mansión y viajes por Norte América, India y Extremo Oriente donde Baker dio rienda suelta a su gran afición, la caza. En 1893 planearon viajar a Somalia. Sin embargo no llegarían a realizar su sueño. El 30 de diciembre Baker murió de un ataque al corazón. Florence vivió aún 23 años más, rodeada de recuerdos y vestida de impecable luto. Tras su muerte , en 1926, se perdió el último superviviente de la galería de exploradores victorianos que participaron en el descubrimiento de las Fuentes del Nilo y con ella murió también una era marcada por la fascinación por África.

Bibliografía: Viajeras de Leyenda

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *