Freya Stark: una de las últimas viajeras románticas

Desde que, a los nueve años leyera Las Mil y una Noches,  quedó fascinada por Oriente. Intelectual, inquieta, viajera y deportista, esta extraordinaria mujer de personalidad polifacética, se distinguió en diferentes campos: en el 1924 participó en las Olimpiadas, mientras que en los años 30’ y 40’, viajo por destinos como  la Unión Soviética, Asia central, China, Kashmir, Afganistán, e India.
El camino cruel es una de sus mejores obras, en el que narra el viaje memorable realizado en los albores de la II Guerra Mundial con destino a Kabul y en compañía de la escritora y arqueóloga  Annemarie Schwarzenbach, otro personaje fascinante de la época.

Hablaba correctamente nueve idiomas -entre ellos, el árabe y el turco-, y supo trasladar sus experiencias a 24 libros de viajes,

Apasionada exploradora, a los 81 años escaló y atravesó algunos pasos del Himalaya, a 5.000 metros de altura. Amiga de la reina madre de Inglaterra, ganó varios concursos literarios y recibió las llaves de oro de Asolo en 1986.-

 
Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *