Lady Sale: con la muerte en los talones

Nacionalidad: Británica

Periodo: 1790-1853

Zonas recorridas: Afganistán

“No nos dieron mucho tiempo para empaquetar, así que nos llevamos solo algunas mantas y nada de ropa, exceptuando la que teníamos puesta. De esta manera abandonamos Kabul. Días después disfrutamos lavando nuestra cara, ya que no habíamos tenido oportunidad de hacerlo desde que partimos. Sin embargo fue un proceso doloroso ya que el frío y el reflejo del sol en la nieve, había pelado hasta tres veces mi cara y la fina piel se me fue desprendiendo en escamas”.  Lady Sale, A Journal of the Disasters in Afganistán, 1843.

No todas las travesías tenían siempre un feliz desenlace. Muchas de las viajeras decimonónicas vivieron sus peores experiencias en tierras remotas. La aventura de Florentia, Lady Sale, por ejemplo, es famosa porque estuvo a punto de acabar trágicamente. Casada con Sir Robert Henry Sale, destacado militar británico, que había destacado por su brillante carrera en la India y en la ciudad de Rangoon (Burma) Lady Sale viajó acompañando a su esposo a Afganistán, donde fué víctima de las desastrosas consecuencias de la primera Guerra anglo-afgana. Lady Sale y sus hijas, quedaron durante un tiempo cautivas de Akbar Khan, líder de las fuerzas rebeldes.  Finalmente logró escapar con ayuda de un general británico (General Shelton). Tras atravesar cientos de kilómetros de un territorio hostil, en medio de las inclemencias del invierno, logró poner a salvo su vida, habiendo visto centenares de cuerpos caídos en combate a lo largo de la penosa ruta. Su diario Journal of the Disasters in Afganistán, fué publicado en Londres en 1843. Tras obtener exitosas victorias en diversas contiendas, Henry Sale cayó mortalmente herido y falleció en diciembre de 1845.

Pilar Written by:

2 Comments

  1. Luisa Montero
    13 junio, 2017
    Reply

    ufff, vaya historia… menos mal que termina bien!!!
    Luisa Montero

  2. Pilar
    13 junio, 2017
    Reply

    ufff, vaya historia… menos mal que termina bien!!!
    Luisa Montero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *