Las valquirias de Stalin

Ninguna de ellas superaba los 30 años. Su valentía, temeridad e inconsciencia, fruto de su juventud, acabaron por convertir a muchas de las pilotos que formaron parte de las fuerzas aéreas de la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial en mártires de la Rodina (madre patria en ruso). Morir por la causa no sólo estaba bien visto: era un final que muchas ansiaban tener para parecerse aún más a su líder, Marina Raskova. La primera mujer que recibió el título de Heroína de la URSS. Los hombres habían dedicidido la guerra pero las mujeres no se quedaron en casa.
“Quiero ser como Marina Raskova”, escribían en la solicitud de ingreso de los clubes de aviación de la OSOAVIAJIM (Unión de Sociedades de Asistencia para la Defensa y Aviación-Construcción química de la URSS) todas aquellas que habían dejado atrás su pueblo, familia y amigos para volar hacia la capital, Moscú. Nuevo destino. Nuevas alas y un reto: Matar a todos los nazis que fuera posible.
Si quieres saber más, haz click aquí:
Las valquirias de Stalin

Ana Alemany Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *