Pilar López: viajera por la educación especial

Maestra de educación especial y viajera de La Puebla del Río, Pilar López dedica sus vacaciones a continuar la labor que realiza todo el año con su profesión: trabajar por y para los niños de educación especial. Viajó a Senegal en varios viajes a los que siempre ha ido cargada de material escolar, juguetes y medicinas.

Ella es una mujer llena de “confeticidad”: felicidad y alegría. Esta palabra inventada por sí misma, es lo que llevó a su viaje a Senegal y de las escuelas andaluzas por las que ha pasado. Maestra de educación especial de La Puebla del Río, Pilar López, o Pili como la llaman en todos sitios, ha encontrado su felicidad en los viajes solidarios. «Los cambios se hacen realidad, y lo más importante es contagiar a los demás que es posible, que los sueños se cumplen», resume breve su filosofía de vida.

Esta vecina cigarrera ha viajado a distintos países y zonas desfavorecidas para mejorar la educación, en concreto, la destinada a niños con diversidades funcionales y necesidades diferentes. Su vocación está en la enseñanza y en los niños de educación especial, y le llena «ser ese vehículo para que una persona pueda tener contacto con el mundo real».

Llegó de Senegal a finales del mes de agosto, pero ha realizado voluntariado también en Finlandia, Bolivia y Perú. «Mi compañera Elena y yo nos inspiramos en los resultados del informe PISA para viajar a Helsinki y observar por qué allí había tan buenos resultados». Dicho y hecho: «Volamos». Pilar aprovecha todas las oportunidades que «la vida me ofrece», por lo que en 2012, no dudó en apuntarse a un programa de intercambio solidario con Bolivia, junto a la asociación Aepect. Allí, su grupo compuesto por «Andrea, Juan y Carmen» realizaron intercambios de conocimientos con profesores de la zona. «En una de las localidades que visitamos no había aula de educación especial, lo que nos afectó mucho. Así que cuando llegamos de vuelta a casa, transmitimos esa situación, y muchos colegios y personas se sumaron a la causa», explica. Con su inseparable compañera, Carmen, volvió en 2014, esta vez iban cargadas con más de 6.000 euros y materiales recaudados en los colegios, con los que montaron el aula de educación especial. «Es doblemente enriquecedor porque la transformación se da también en los niños de aquí, que conocen otras realidades», recalcando una anécdota: «Los niños daban el dinero de sus chuches para la hucha de Bolivia».

Su próxima estación fue Perú, donde consiguieron «montar un aula multisensorial, con los materiales necesarios para trabajar los problemas psicomotrices», dice esta maestra de educación especial y viajera.

Y por último, Senegal. «Un proyecto más personal, donde un grupo de cuatro amigos –Isra, Mariluz, Nuria y ella– «hemos estado recorriendo el país en furgoneta, conociendo sus aldeas, niños y necesidades», explica. Acompañados de la ONG Yakaar África, «que significa esperanza en su dialecto», Pilar ha vuelto enamorada de Senegal, «de su naturaleza y colores, las telas de las mujeres, las sonrisas de los niños y la grandísima hospitalidad de su gente». Allí han acudido con sus maletas cargadas de material escolar, medicinas, chanclas… «Algo que tengo que agradecer a mi familia, amigos y conocidos, que se han volcado aportando material. El año que viene volveremos con más», anuncia.

Fuente original: elcorreoweb.es

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *