Maria Graham: cruzando el Cabo de Hornos hace medio siglo

Viajar al Paraíso tiene el inconveniente de descubrir que nuestra idea de paraíso no siempre se da la mano con la realidad. Los paraísos son para soñarlos, por ello no pueden estar cerca de ninguna parte. Tal vez aquellas viajeras que hace 200 años arrastraron sus faldas por medio globo tuvieron la suerte de toparse con alguno, pero es el problema que tienen los paraísos, que lo son, por el hecho de ser prácticamente inaccesibles. Maria Graham, lo comprobó sobradamente cruzando el Cabo de Hornos.

Latitud 55º 26′ II W.  El capitán Graham y el primer lugarteniente aún están muy enfermos. El barómetro marca 38º Fahrenheit, y hemos sufrido ráfagas de aguanieve y un mar embravecido. Pequeñas aves vuelan en círculo en torno al barco y hemos podido ver numerosas ballenas. Un miembro de la tripulación tiene dos costillas rotas por una caída y otro hombre está enfermo después de una agotadora hora al timón. Hemos improvisado guantes para los hombres uniendo trozos de tela. La nieve cae de forma muy severa y en cada pliegue de las velas se forman carámbanos de hielo. (Journal of a Voyage to Brazil, 1824).

Hoy dedicamos un homenaje especial a todas aquellas mujeres antepasadas que hallaron el medio para recorrer el mundo, a pie, a bordo de un tísico velero, a camello o en viejos trenes de vapor.

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *