Mildred Cable: una valiente en China a principios de siglo XX

Hoy rescatamos la figura de una extraordinaria viajera y misionera inglesa de principios de siglo. Mildred Cable decidió hacerse misionera y trabajar en China. Para eso estudió en la Universidad de Londres lo que consideraba útil: Farmacia y Ciencias Humanas. Se comprometió con un joven que también quería ser misionero, pero que cambió de opinión a última hora y le dijo a Mildred que no se casaría con ella a Mildred2menos que desistiera de viajar a China. Mildred se sumió en una depresión y ni siquiera se presentó a dar sus exámenes finales. Sin embargo un día supo que se estaba preparando una misión para China, “bajó una cortina sobre su pasado” y se embarcó, era 1901. Viajó con Evangelina French, quién ya estaba realizando un trabajo misionero en China. Allá trabajaron juntas viajando por la región de Huozhou, junto con la hermana de Evangelina, que se les unió. Pero después pensaron que la misión debía quedar a cargo de los chinos, y decidieron evangelizar otra región, de religión musulmana, esto ocurría en 1923.

Como preparación se dedicaron a estudiar la lengua uighur para comunicarse con las mujeres musulmanas, quienes eran su principal objetivo. Formaron un equipo que trabajaría unido por el resto de sus vidas. Se internaron entonces por las desérticas regiones del Asia Central siguiendo las rutas de las caravanas, sin más escolta que, a veces, algunos correligionarios chinos.

Mildred3Mildred y Francesca escribieron una serie de libros, con valiosas descripciones de los territorios que recorrieron y las culturas que encontraron.Ambas pudieron ver, desde la perspectiva del que pasa, el destino que estaban teniendo las ruinas de antiguas ciudades que los contemporáneos arqueólogos buscaban rescatar.Estas tres mujeres independientes, de carácter fuerte y audaces. Nunca faltaron ocasiones para demostrar que no temían a nada y que podían ser, desde el punto de vista masculino, incluso rebeldes. Las misioneras dejaron China en 1936 y no pudieron regresar jamás porque el Señor de la Guerra de la región en que trabajaban decretó la expulsión de todos los extranjeros en 1938.

Bravo por ellas!

Fuente: jenofont.wordpress.com

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *