Frances Isabella Duberly: en primera línea de fuego por la India

No todas las esposas de oficiales destinados a la India desempeñaron el papel de dóciles y sumisas esposas recluidas en el hogar mientras los esposos hacían política o participaban en asuntos de estado. Conocida como la “Heroína de Crimea”, la inglesa Frances Isabella Duberly fue la única esposa de un oficial que acompañó a la armada británica durante la guerra de Crimea (1824), estuvo en primera línea de fuego y publicó un diario de sus experiencias.

Frances Isabella Duberly

Mas tarde, en 1846, acompañó al regimiento de su esposo, la 8ª regimiento de los Royal Irish Hussars, en la campaña de castigo en India, durante los motines que tuvieron lugar en algunas regiones (Motín de Sepoy), volviendo así al frente de fuego.

Como la única mujer en el frente de batalla, ella era por supuesto el centro de mucha atención. Se le informó de los ataques planificados con anticipación, brindándole la oportunidad de estar en una buena posición para presenciarlos. Tal fue el caso en la Batalla de Balaclava , donde su viaje desde el campamento para reunirse con Henry y observar la batalla la llevó muy cerca del enemigo.

El diario de Frances Isabella

Las acciones aventureras de la Sra. Duberly no siempre le sentaron bien a la sociedad: el diario que publicó después de la guerra originalmente había sido diseñado con una dedicación a Reina Victoria , pero fue rechazado. Sin embargo, era popular entre las tropas y admirada por muchas personas de Inglaterra.

Ella y su esposo regresaron a Inglaterra en 1864. Las imágenes que había visto en las campañas se quedaron en ella, y cuando se le pidió que recordara lo que había presenciado encabezando la primera línea, ella respondió: “Es mejor olvidar esos días“.

Sin embargo, su espíritu aventurero permaneció; “No soporto el aislamiento por mucho tiempo, y la vida se vuelve cada vez más aburrida a medida que uno envejece“. Murió en 1903, a la edad de 73 años, tras una vida “batallando”, con su marido.

Viajeras de Leyenda

Diana Fernández

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *