Isabella Sarturius: viajera por Egipto, Sudán y Siria

Zonas recorridas: Egipto, Sudán, Nubia.

Media docena de carruajes pasaron ante nosotros, dos de ellos transportaban mujeres del harén. La transparencia de sus velos era invariablemente proporcional a su belleza. El velo en algunos casos es tan fino que no llega a cubrir el rostro del todo o disimular algún posible defecto. Lo que si puedo afirmar es que resalta la belleza de los ojos, atributo que tiene fama entre la circasianas. Otro de los carruajes pertenecía a un cónsul, como hemos podido deducir por la riqueza del traje del dragomán que iba sentado en el exterior. En otro iba un joven francés que se hallaba de viaje por la región, y que lejos de mostrar una actitud discreta iba gritando, fumando y cantando. Mezclados con estos carruajes iban unos imponentes eunucos negros a lomos de espléndidos caballos, vestidos a la ultima moda europea, cuyo aspecto era casi mas soberbio que el de sus dueños, ocultos parcialmente en los carruajes.

En el siglo XIX la mujer no siempre compartió la forma en que se desarrollaron los llamados “Asuntos de Estado”. Algunas de ellas, hijas o esposas de diplomáticos, fueron espectadores de excepción, pero sin cabida en las decisiones políticas. Aun así, algunas aportaron una interesante perspectiva del complejo entramado político de Oriente Medio. El caso de Isabel Burton fue una excepción porque siempre añoró compartir la excitante vida de su esposo al que se consagró y Egipto o Siria encarnaron sus mayores sueños.

Isabella Sarturius estuvo casada con el Coronel George Conrad Sartorius, vivió de cerca la atmósfera de inestabilidad que acompañó a Oriente Medio en aquel periodo, cuando el gobierno británico aún no había tomado algunas decisiones sobre su política en la zona y Francia intentaba ganarle la mano ejerciendo su influencia sobre los corruptos pachás a fin de lograr acuerdos ventajosos. A su llegada a El Cairo en noviembre de 1883 en calidad de esposa de un oficial, se vio envuelta en los acontecimientos que acompañaron la ofensiva británica para recuperar posiciones en la región. “Mi esposo ha dicho que ha de partir hacia Sudán y que debo dirigirme al Puerto de Suakim en el Mar Rojo para seguir sus pasos“. Isabella Sarturius.

Pilar Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *